Trabajar como traductor: ¿Trabajo Independiente o Directo?

Como traductora, me he preguntado esto miles de veces mientras iba a la escuela y tuve que elaborar la respuesta cuando obtuve mi título. Ahora mismo voy a exponer algunas de las ventajas y desventajas de ambas situaciones para que todos puedan llegar a la conclusión que más les convenga. Autonomía Siendo un traductor autónomo, o como se le denomina en la industria, “freelance” en una interesante elección desde el punto de vista de la comodidad y organización de su tiempo. Como no tiene que ir a una oficina a una hora determinada, puede trabajar cómodamente desde su propia casa y decidir el horario y las condiciones de trabajo por sí mismo. También es una ventaja importante de los ingresos: una vez que te hayas establecido en el mercado, los trabajos que recibirás te permitirán ganar más que con un salario mensual en una empresa. Por otro lado, la independencia tiene su precio. Cuando hay mucho trabajo y uno se siente tentado a asumir más, es difícil saber dónde trazar la línea y decidir, por ejemplo, tomar un descanso en lugar de trabajar todo el fin de semana. Tampoco debemos olvidar que siempre pueden surgir circunstancias desafortunadas a la hora de cobrar un pago, ya que el propio traductor es el responsable de la organización de cuánto ha trabajado y cómo recibir el dinero que se debe. Por último, uno de los temas esenciales para este tema es el aspecto social. Trabajar solo en casa puede ser productivo, ya que estás relajado, pero no podemos olvidar que un ambiente grupal es lo que nos nutre y nos ayuda a crecer. Empleo directo En cuanto al empleo directo, sin duda su mayor ventaja es la seguridad, tanto en la fuente de trabajo como en el simple hecho de saber que cada día de pago ingresará dinero en su cuenta. Del mismo modo, algunas personas disfrutan de tener un día de trabajo estructurado y la capacidad de dejar de lado sus responsabilidades profesionales cuando llega el final del día. Otro aspecto positivo irrefutable del empleo directo son los beneficios asociados con la mayoría de los empleos, como un plan de salud, entre otras cosas. Sin embargo, esta relación de trabajo nos quita algunas de nuestras libertades en cuanto a la posibilidad de tomar ciertas decisiones y, como resultado, nos limita. En ciertos ambientes de trabajo es difícil crecer, ya sea en términos salariales o de desarrollo profesional. Además, tener un horario fijo presenta dificultades para resolver situaciones personales, ya sea que impliquen ir a una oficina a archivar algún papeleo o tomar una siesta después del almuerzo. Y ahora volviendo al aspecto social, es la mayor ventaja de trabajar como empleado directo, desde mi punto de vista. El trabajo en grupo es totalmente gratificante, ya que nos permite aprender y, al mismo tiempo, compartir nuestros conocimientos. Esta configuración evita que estemos aislados, que es un vicio que es demasiado común en nuestra profesión. Entonces, ¿cuál es la elección correcta? ¿Cómo lo decidimos? Esa decisión es el resultado de muchos factores: nuestra edad, nuestra situación económica, nuestra confianza en nosotros mismos, el mercado de la traducción en el que vivimos, el camino que queremos que siga nuestra carrera, nuestros objetivos y, fundamentalmente, nuestra propia voluntad.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No hay votaciones)
Cargando…