The Real Academia Española

Marco histórico Con la unidad política de Castilla y Aragón, el “castellano” fue la lengua dominante en España y la lengua oficial de los documentos públicos. Esta fue la lengua que llegó a América de la mano de la conquista. A partir del siglo XVI, la lengua se conoció como “español” en lugar de “castellano”.

Con la abundancia de neologismos de los nuevos territorios conquistados en América y la variedad de contactos políticos del Imperio Español, la preocupación de los intelectuales españoles fue la sistematización del lenguaje, y tanto esfuerzo por “ordenar” el lenguaje fue ricamente recompensado por el surgimiento de un esplendor literario conocido como el Siglo de Oro español.

En este mismo período histórico, Francia, Italia e Inglaterra publicaron diccionarios y libros de gramática para aprender español, que fue la lengua de las relaciones diplomáticas internacionales hasta la primera mitad del siglo XVIII. Del siglo XV al XVIII, el español incorporó palabras del italiano, como soneto, asonante, silva, lira, fachada, escorzo, medalla, piano, centinela, alerta, escopeta, aspaviento, charlar y estropear.

Se hicieron nuevos descubrimientos en las Américas que fueron incorporados con palabras como patata, cóndor, alpaca, vicuña, pampa, puma, papa, canoa, huracán, sabana, maíz, cacique, colibrí, caribe, enagua, caníbal, hule, chocolate, tomate, cacao, aguacate y petate .

Es en este marco histórico de sistematización de una lengua que se enriquece constantemente con tantos aportes de América, a través de la conquista, y de Europa, a través de sus relaciones políticas, que en 1713 Juan Manuel Fernández Pacheco (Virrey y Capitán General del reino de Navarra, Aragón, Cataluña, Sicilia y Nápoles) propuso la creación de la Real Academia Española, que fue aprobada por Felipe V.

El propósito de esta organización era establecer lo que eran las palabras de la lengua española en su mayor elegancia y finalidad. Por eso el emblema de la entidad era un crisol en fuego y las palabras “Limpia, fija y da esplendor” (Limpia, fija y da esplendor), que reflejan el firme objetivo de combatir expresiones que alteran la elegancia y pureza del lenguaje hecho en la edad de oro. A lo largo de los años, y a través de los cambios históricos, la Real Academia Española ha cambiado su propósito.

Reflejando una cierta aceptación de las lenguas dinámicas, su misión actual ha llegado a ser la de asegurar que los cambios en la lengua española en su constante adaptación a las realidades no rompan la unidad esencial de la lengua hispana mundial. (Versión en español: http://blog-de-traduccion.trustedtranslations.com/la-real-academia-espanola-2011-02-15.html)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No hay votaciones)
Cargando…