Pascua

En la mayoría de los idiomas, la palabra “Pascua” deriva de la palabra “Pésaj”, el nombre hebreo de la fiesta de Pascua, una fiesta judía que está directamente relacionada con la celebración católica. La Pascua judía dura entre 7 y 8 días durante los cuales se recuerda el éxodo y la liberación del pueblo israelí de Egipto. Los primeros cristianos transformaron la celebración de la Pascua judía en una celebración de la resurrección de Cristo. Cada uno de los días de Semana Santa tiene un significado especial. Domingo de Ramos: Jesús llega a Jerusalén, Tierra Santa. Para recordar el fervor con que fue recibido por sus seguidores, hoy los fieles llevan ramas de palma o de olivo, que luego son quemadas y las cenizas recogidas para el Miércoles de Ceniza. Lunes de Pascua: Jesús se dirige hacia el templo y descubre que se ha convertido en un mercado. Ante esta situación, Jesús acaba expulsando a los mercaderes del lugar santo. Martes de Pascua: Jesús anuncia su muerte inminente, que crea una profunda tristeza entre sus discípulos. Miércoles de Pascua: Judas, uno de los doce discípulos de Jesús, hace un trato con sus enemigos y les ofrece entregar a Jesús a cambio de treinta monedas de plata. Jueves Santo: se recuerda la institución de la Eucaristía en la Última Cena entre Jesús y sus discípulos. Antes de cenar, Jesús lava los pies de cada uno de sus discípulos como un acto de humildad. Durante la cena, Jesús ordena a sus discípulos como sacerdotes y les explica que a partir de ahora celebrarán la misa. Después de la cena, Jesús se despide de su madre y se dirige a un olivar, donde es detenido para ser interrogado durante toda la noche. Viernes Santo: Se conmemora la muerte de Jesús en la cruz. Jesús es sometido a un juicio durante el cual sufre torturas indescriptibles. Se le da una corona de espinas y se le carga con la cruz. Es crucificado y apuñalado con una lanza para verificar su muerte. Ese mismo día, Judas se ahorca. Sábado de Pascua: María recuerda que Jesús le había dicho que resucitaría al tercer día después de su muerte. A partir de las 18 horas se celebra la Vigilia Pascual, la noche más sagrada e importante. Domingo de Pascua: apenas al amanecer, tres mujeres visitan la tumba de Jesús y se dan cuenta de que no está allí. Un ángel les dice que Jesús ha resucitado. Hoy en día, esta celebración se conmemora regalando bonitos conejitos de chocolate y huevos pintados, que muchos padres esconden para que sus hijos los cazen al día siguiente. Este es el símbolo de la vida renovada.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No hay votaciones)
Cargando…