Neologismos y Traductores Técnico-Científicos

Los traductores que se especializan en el campo técnico-científico se encuentran con palabras difíciles de traducir casi a diario. Esto no sólo se debe a la especificidad del texto, sino también a que la mayor parte de los descubrimientos e investigaciones en esta área proceden normalmente de países extranjeros. A menudo, su reciente descubrimiento no le ha dado al idioma de destino suficiente tiempo para encontrar un término apropiado para describir tales eventos. La presencia de neologismos en el campo técnico-científico es bastante común, y es interesante hablar de la forma en que los traductores tratan este tema. Nuevos términos La presencia de términos en inglés es más que evidente en el campo técnico-científico, ya que la mayoría de los descubrimientos se publican normalmente en este idioma. Por lo tanto, las traducciones al español de estos términos a menudo conducen a traducciones directas, o al uso de palabras de préstamo del inglés. La terminología técnica está estrechamente relacionada con el desarrollo de la ciencia. La creación de nuevos términos debe ir de la mano con este desarrollo, aunque esto sería complicado para los terminólogos, traductores y lingüistas, ya que las tecnologías y la ciencia avanzan a un ritmo tan rápido que cuando reúnen la información para tratar de crear glosarios o bases de datos terminológicas, su contenido puede estar obsoleto. Además, a menudo los profesionales de la lengua crean su propio vocabulario para sobresalir en su campo de especialización, precisamente por esta falta de traducciones apropiadas de nueva terminología. Posibles alternativas Todo lo que he dicho nos lleva al hecho de que los traductores recurren al uso de palabras extranjeras o, en la mayoría de los casos, dejan un término dado en el idioma original, principalmente en inglés, sin poder encontrar una opción mejor. Probablemente piensan que los profesionales que leerán la traducción estarán familiarizados con las palabras en inglés. Aunque los profesionales de la lengua tienen la opción de intentar explicar el término a través de una explicación o definición, esto no sería apropiado, ya que en la mayoría de los casos la traducción sería demasiado verbosa, especialmente en documentos donde ciertos términos técnicos se repiten muchas veces (como es el caso de las patentes). Desafortunadamente, no existe una organización que regule y estandarice este tipo de terminología técnica y científica, y cuando el traductor trata de consultar con un profesional técnico o científico, buscando un equivalente en español, suele decir que lo mejor es mantener el término en inglés, e incluso puede sorprenderse que insistamos en crear una versión en español para dicho término. Por lo tanto, el traductor no tiene una fuente real y confiable para resolver estos problemas. Aunque creo que esta situación no hace más que socavar la riqueza de la lengua, parece que la tendencia es dejar los términos en el idioma de origen (principalmente inglés) o utilizar algún tipo de traducción directa, hasta que se llegue a un consenso sobre esta cuestión. (Versión en inglés: http://blog-de-traduccion.trustedtranslations.com/el-traductor-cientifico-tecnico-y-los-neologismos-2011-08-01.html)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No hay votaciones)
Cargando…