La raíz de la traducción automática

Mucho se ha dicho (y se sigue diciendo) sobre la traducción automática. En este punto, está bastante claro que por sí solo no puede reemplazar el trabajo de un traductor humano y es sólo una herramienta (de mayor o menor importancia, según el caso) en esta tarea a mano, que es mover el significado de un texto de un idioma a otro. Pero es interesante repasar las razones de la invención de la traducción automática. Según el artículo “I, Translator”, los orígenes surgen a principios de la Guerra Fría (coincidiendo con la invención del ordenador). Los Estados Unidos decidieron que tenían que analizar toda la información que llegaba a sus manos en ruso. En ese momento había una falta de traductores, así que optaron por tratar el ruso como un “código” con una lista de palabras y una lista de reglas (gramática) que las conectaban. La presunción era que si los textos eran alimentados a una máquina con los léxicos de dos idiomas y las respectivas reglas de gramática, la máquina sería capaz de descifrar el código, es decir, traducirlos. Google Translate, sin embargo, no funciona desensamblando y ensamblando frases. En su lugar, se trata de un sistema estadístico que busca -en una cantidad inimaginable de texto en la Web y también a velocidades incomprensibles- frases y traducciones similares y ofrece las frases equivalentes más probables. La paradoja es que el sistema está impulsado por el trabajo de traductores humanos de cientos de miles de traducciones, especialmente en organizaciones internacionales. Al tratarse de un sistema estadístico, la precisión de la traducción que “devuelve” depende de los pares de idiomas utilizados en Google Translate y de la existencia de traducciones similares. Recuerdo que el primer texto que utilicé para probar el rendimiento de Google Translate (para poder reírme del absurdo) fueron las letras de “Lucy in the Sky with Diamonds”, pero me decepcionó ver que era una traducción perfectamente aceptable. La lógica es que es probable que las letras de las canciones de The Beatles hayan sido traducidas muchas más veces que, digamos, un contrato, un nuevo sitio web, un avance médico, una campaña de marketing o el manual de instrucciones del último smartphone. En cualquier caso, la traducción es mucho más que una probabilidad estadística. (Versión en español: http://blog-de-traduccion.trustedtranslations.com/el-origen-de-la-traduccion-automatica-2010-11-25.html)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No hay votaciones)
Cargando…