Idiomas Eternos

A lo largo de la historia, un número insondable de lenguas han aparecido y desaparecido, y han sido utilizadas por los seres humanos en diferentes momentos y lugares a lo largo de la evolución de la civilización. Algunas lenguas logran adaptarse, dispersarse y sobrevivir al paso del tiempo. Otros no tienen tanta suerte, y su uso se pierde hasta que finalmente desaparecen. Se denominan lenguas muertas, es decir, lenguas que ya no se utilizan, ya sea como consecuencia de la sustitución lingüística, de la evolución de la lengua hacia nuevas lenguas, o incluso de la desaparición de sus hablantes como consecuencia de guerras, epidemias u otros factores. Cuando una lengua ya no tiene hablantes nativos, la lengua muere, incluso si sigue siendo escrita o aprendida como segunda lengua. Al menos esta era la realidad hasta el último milenio. Hoy en día, los avances tecnológicos sugieren que muy pronto, las lenguas vivas pueden llegar a ser inmortales. La sonda Voyager, por ejemplo, lanzada en 1977, contiene un disco de oro con grabaciones en los idiomas más representativos de nuestra civilización. Y continúa viajando ininterrumpidamente a través del espacio y el tiempo. Con todas las nuevas metodologías de enseñanza -clases en línea, aplicaciones interactivas y vídeos, guías de pronunciación, grabaciones y películas- es fácil imaginar que en los próximos diez o quince años habrá “profesores virtuales” que podrán enseñarnos cualquier lengua que queramos aprender. Y si los niños del futuro están expuestos a estos programas de aprendizaje de idiomas a una edad temprana (robots, hologramas, etc.), entonces los estudiantes aprenderán estos idiomas a nivel nativo, sin la necesidad de un ser humano. De esta manera, los hablantes pueden desaparecer, pero mientras la tecnología aplicada a la enseñanza de idiomas siga estando disponible, las lenguas pueden perder el miedo a la extinción y perdurar para toda la eternidad. Tal vez suene un poco futurista en este momento de la historia, en el comienzo de este nuevo milenio, pero tal vez pronto nos llevaremos una sorpresa, y veremos, de primera mano, que esta posibilidad está más cerca de nuestra realidad de lo que pensamos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No hay votaciones)
Cargando…