El yiddish, una fusión de lenguas

El yiddish es una lengua germánica, y sus principales hablantes son los judíos asquenazíes en los Estados Unidos, Israel y en muchos países de Europa del Este, con un menor número de hablantes dispersos por el resto del mundo. El idioma de los judíos asquenazíes era también el alemán y el hebreo. Durante el siglo XIII, incorporaron el alfabeto hebreo como representación gráfica de su lengua. Con el tiempo, el yiddish evolucionó y se convirtió en dos dialectos diferentes: El yiddish occidental, que se hablaba en Europa Central en el siglo XVIII, y el oriental en Europa Oriental, en lo que solía ser la URSS.

El yiddish es la fusión de tres componentes lingüísticos: el germánico, el eslavo y el semítico. Además del vocabulario, estos tres elementos han contribuido a la fonología, morfología, sintaxis y semántica de esta lengua. En 1908, en lo que hoy es Ucrania, el yiddish fue aceptado como la “lengua nacional del pueblo judío…” El yiddish continuó conquistando más campos como la literatura, el teatro y la prensa. Esta lengua viva y rica también sufrió el horror del Holocausto, y hoy en día está dispersa entre sus supervivientes… En 1995, el Consejo Europeo adoptó una resolución para garantizar el apoyo a la lengua y la cultura.

Hoy en día, el yiddish es una lengua vernácula natural entre los judíos ortodoxos. Hoy en día… Se estima que el yiddish es hablado por entre 1 y 3 millones de judíos, la mayoría residentes en los Estados Unidos. Hay comunidades que hablan el idioma en Amberes, Londres, Israel, Alsacia, Holanda y Suiza.

En Europa del Este, se habla en partes de Bielorrusia y Ucrania. Algunas características del yiddish son: El sistema de escritura es el alfabeto judío histórico, el hebreo. Una de las grandes influencias del yiddish ha sido el vocabulario hebreo. En yiddish, hay palabras hebreas de uso cotidiano.

Las otras influencias importantes en el desarrollo de esta lengua fueron las lenguas eslavas, por eso muchas palabras cotidianas son de origen eslavo (káchke: pato, en polaco: kachka; Tate: padre, en checo: tata). El yiddish tiene un sistema bien desarrollado de diminutivos de origen alemán, pero con una base gramatical eslava. Los verbos se conjugan sólo en presente indicativo y los otros tiempos se expresan mediante palabras auxiliares.

En el orden de las oraciones, el verbo sigue al sujeto, como en inglés. Este es un idioma rico en gramática, vocabulario y cultura. Es un idioma complejo de traducir, ya que implica la comprensión de muchas culturas para transferir correctamente el texto al idioma de destino. Su alfabeto es el hebreo, pero ser fluido en hebreo no significa necesariamente que alguien pueda traducir el yiddish…

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No hay votaciones)
Cargando…