¿Cuándo debemos consultar con el cliente?

A veces los gerentes de proyecto tenemos algunas preguntas sobre el trabajo que estamos haciendo. Cada cliente es diferente, y las situaciones y relaciones con cada uno de ellos son únicas. Una de las cuestiones a las que nos enfrentamos constantemente es si debemos preguntar al cliente sobre cualquier pregunta que podamos tener sobre el texto original, el formato, el uso previsto de la traducción, la audiencia que leerá el texto, etc. Ninguna agencia tiene reglas fijas sobre esto, pero es una buena idea tratar de resolver estos problemas antes de comenzar el proyecto; este es el momento en el que le hacemos al cliente preguntas como dónde se publicará la traducción, a qué tipo de público se dirigen, o si tienen algún requerimiento específico (todas estas preguntas se pueden hacer durante la etapa de cotización para evitar confusiones en el futuro). Es posible que algunos clientes no reaccionen como esperamos que lo hagan, simplemente respondiendo “Necesito traducir este documento”. En esos casos, es decir, cuando la comunicación y las expectativas no son claras, debemos asegurarnos de obtener la mayor cantidad de información posible, porque no podemos cumplir con las expectativas a menos que sepamos cuáles son esas expectativas. A menudo, las mejores traducciones se consiguen gracias a la colaboración entre todos los implicados, y esto incluye al cliente; a veces, su participación es clave para garantizar el resultado deseado. Una vez iniciado el proyecto, y antes de acudir al cliente, podemos consultar diferentes fuentes de información en caso de que surjan dudas; por ejemplo, podemos investigar el tema en diccionarios o en sitios web, o consultar con nuestros colegas que probablemente hayan realizado un trabajo similar en algún momento. También hay varios foros de traducción y blogs donde podemos publicar nuestras consultas. Si el cliente no da una respuesta adecuada a nuestras preguntas, también podemos recurrir a profesionales en el área que estamos traduciendo (por ejemplo, medicina, informática o derecho), ya que muchas veces pueden resolver nuestras preguntas ya que están en contacto con ese vocabulario específico a diario. Muchas veces el cliente que nos envía archivos sólo trabaja en el departamento de marketing, por ejemplo, y no tiene idea de quién es la persona que escribió el texto original. En muchos casos, los clientes están muy agradecidos de que nos tomemos el tiempo de acudir a ellos para responder a nuestras preguntas en lugar de recurrir a tomarnos la traducción a la ligera. Para mantener una buena relación con el cliente y evitar molestas comunicaciones, es mejor recopilar tantas preguntas como sea posible y enviarlas juntas en un solo correo electrónico al cliente. Para ver la versión en español de este post, vaya a: ¿Cuándo debemos consultar con el cliente?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No hay votaciones)
Cargando…