¿Cuáles son los obstáculos de una traducción literaria?

Sin duda, y más aún en un mundo cada vez más globalizado, el objetivo principal del traductor no es sólo transmitir un mensaje en un idioma a otro, sino que su tarea se compone de una ardua labor de comprensión, análisis, percepción y desarrollo intercultural. Y, como es bien sabido en nuestro campo, la traducción literaria no es una excepción. El traductor no sólo debe contar con las herramientas y habilidades necesarias para comprender la complejidad y el significado de la obra literaria original, sino que también debe ser capaz de transmitir el mensaje de una cultura a otra. De este modo, el objetivo principal del traductor será eliminar todas las barreras lingüísticas e insertar el texto en otro contexto cultural. No hay duda de que como traductores a menudo nos encontramos con la dificultad de expresar algo en un idioma que se dice fácilmente en otro. Por ejemplo, ¿cómo traducimos términos culinarios que son un reflejo directo de una cultura? O, ¿cómo traducimos los títulos de las obras literarias, los nombres propios de los personajes y los modismos? Aquí es donde resulta útil tener un conocimiento profundo del idioma de origen en el que se desarrolla el contenido originalmente. El traductor debe remitirse a los procedimientos adecuados, como las adaptaciones, y señalar las diferencias culturales y, al mismo tiempo, encontrar soluciones que den como resultado una traducción coherente, natural y de alta calidad. Es evidente, por tanto, que en un texto literario la cultura y las lenguas están estrechamente vinculadas. Si hay falta de conocimiento de uno y no del otro, esto resultará en una traducción antinatural, difícilmente agradable para un lector. La traducción se convierte así en parte integrante de las culturas que desempeñan un papel importante en la transmisión de pensamientos e ideas de un idioma a otro.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No hay votaciones)
Cargando…