¿Cuál es el idioma más caro de traducir?

Es bien sabido que en términos de traducciones, hay idiomas que son más comunes que otros. Por razones geográficas, de demanda, de alcance del idioma, entre otros factores, existen lenguas que no plantean ninguna dificultad en la búsqueda de recursos lingüísticos: Hay muchos traductores de español a inglés, de español a francés, de español a italiano, de inglés a español, de inglés a francés, de portugués a inglés, de inglés a portugués, etc. (y la lista continúa, podríamos pasar horas enumerando diferentes combinaciones de estos pares de idiomas), lo que no supone un reto a la hora de asignar un trabajo de traducción. Sin embargo, algunas lenguas plantean desafíos, y no estamos hablando de lenguas raras (dialectos regionales de grupos étnicos africanos o comunidades indígenas latinoamericanas, o incluso algunas lenguas del sudeste asiático; generalmente hablando estas lenguas tienen pocos recursos lingüísticos en el mundo). Aquí estamos hablando de idiomas de países desarrollados que son bastante comunes, pero que por una u otra razón, los recursos lingüísticos en estos idiomas son difíciles de encontrar. Por ejemplo, el noruego es uno de estos idiomas (especialmente los traductores para las combinaciones inglés a noruego, francés a noruego y español a noruego, están entre los más importantes). El noruego está considerado como uno de los idiomas más caros del mundo entre los expertos de la industria de la traducción. Por lo general, los traductores autónomos y las agencias de traducción tienden a cobrar tarifas escandalosas por hacer traducciones (estas tarifas, en algunos casos, superan la media). ¿Por qué un traductor noruego es un “traductor caro”? Básicamente, es porque Noruega es un país caro. La economía de Noruega es una de las más fuertes del mundo: es quizás el país con el ingreso per cápita más alto. Tiene unos tipos impositivos muy elevados, dada su falta de mano de obra, su escasa población y su vasto territorio que está casi vacío, pero que necesita mantener. Por mencionar algunos aspectos, Noruega tiene algunos de los impuestos más altos sobre el alcohol: por ejemplo, una botella de vino puede costar entre 12 y 150 euros. Además, según la prestigiosa revista británica “The Economist”, basada en el índice Big Mac (un índice comúnmente utilizado por economistas de todo el mundo para comparar el poder adquisitivo de los diferentes países en los que se vende el McDonald’s Big Mac) en 2010, Noruega era el país con el Big Mac más caro. Sólo menciono algunos aspectos de este país nórdico para dar una idea de por qué es tan caro vivir en Noruega, y por qué los traductores noruegos son tan exigentes cuando se trata de tarifas. Para combatir este problema, quizás la mejor solución sea encontrar recursos lingüísticos noruegos que vivan en otros países: por ejemplo, en la India o Asia, o incluso en países europeos más baratos. Quizás estos recursos estarían dispuestos a aceptar tarifas más asequibles para las empresas que necesitan traducir textos al noruego y que no tienen el mismo poder adquisitivo que la población de ese país.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No hay votaciones)
Cargando…