Cómo definir un buen proyecto de traducción

Como en todo proyecto, son muchos los factores que intervienen a lo largo de su desarrollo, tanto humanos como técnicos, y hay que ser consciente de aquellos que pueden inclinar la balanza hacia la satisfacción o la frustración. Y el mundo de la traducción no es ajeno a estos elementos que juegan un papel importante en esta red entrelazada que forma un proyecto de traducción. Desde el punto de vista de un gestor de proyectos, un buen proyecto de traducción es aquel que se entrega a tiempo, es decir, en o antes de los plazos acordados con el cliente, y un gran contenido se entrega en el formato también acordado con el cliente antes de que comience el trabajo. Un buen proyecto sería aquel que no presenta ninguna dificultad, que no despierta comentarios negativos por parte del cliente, donde no hay nada que corregir después; todo fluye suavemente. Pero un proyecto que tiene desafíos y dificultades puede ser clasificado como un buen proyecto cuando se trabaja para superar todas las dificultades y aprender de ellas. En estos casos tenemos que anticiparnos a los hechos, debemos considerar las posibles contingencias y cómo abordarlas en caso de que surjan y salgan ilesas sin que nada de esto afecte a la calidad ni a los plazos de entrega. Desde el punto de vista de un ejecutivo de cuentas, una etapa muy importante es la de cotizar una obra potencial. Ese tiempo es clave para entender lo que el cliente necesita y así saber cómo responder a esas expectativas una vez que el proyecto está en marcha. Otra fuente de valor añadido es cuando el gestor de proyectos puede detectar algo que ni siquiera el cliente ha notado, como un error en el material de origen, una forma de reducir costes y acelerar los plazos de entrega. Además, un proyecto exitoso es aquel que se desarrolla sin pérdidas de ningún tipo mientras se sigue entregando a tiempo. No sólo satisface las expectativas de los clientes, sino que va más allá y las supera. Es cuando usted, como empresa de servicios, puede ganarse la confianza del cliente. Para un cliente, podemos decir que un proyecto de traducción fue excelente cuando su calidad y tiempo se cumplen en términos de calidad, tiempo, coste, y cualquier otro que pueda ser específico para el cliente. La mayor esperanza para todas las partes implicadas es que no haya problemas y que todo vaya bien, de principio a fin. Y si hay algún problema, principalmente porque se hace con recursos humanos, sigue siendo un buen proyecto cuando todos los involucrados demuestran actitudes positivas y habilidades para resolver cualquier situación. Aunque todos estos puntos de vista son diferentes, todos tienen mucho en común y podríamos decir que uno de los factores más determinantes para conseguir la máxima satisfacción del cliente es que siempre estamos intentando mantener una buena comunicación en todas las direcciones, primero con el propio cliente, para saber cómo interpretar lo que está buscando, y desde ahí transmitir esa comunicación con todos los miembros del equipo en todas las direcciones posibles. Para más información, vea nuestros Servicios de Traducción. (Versión en español: http://blog-de-traduccion.trustedtranslations.com/que-es-un-buen-proyecto-de-traduccion-2010-12-15.html)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No hay votaciones)
Cargando…